Aunque la Navidad nos evoca, en primer lugar, abetos decorados, regalos, risas, turrones, reuniones familiares, vacaciones escolares, mesas llenas de manjares y muchas muchas risas, lo cierto es que, en Mallorca, la Navidad tiene todo eso y mucho más. Sin embargo, hay algo que Mallorca no tiene ni siquiera en Navidad: nuestra isla, efectivamente, no presenta el frío helado, las altas cotas de nieve y el resto de fenómenos meteorológicos adversos que, en el resto de países del norte de Europa, son sin duda obstáculos importantes para llevar a cabo la práctica del golf.

Los cerca de veinte campos de golf que tejen la red de campos y clubs de Mallorca Golf Island son, en su totalidad, magníficas propuestas para los amantes del golf, y tienen en común el clima agradable, las instalaciones confortables, los paisajes espectaculares y todos los servicios exclusivos que, al final, contribuyen a redondear y perfeccionar la experiencia de los golfistas que eligen nuestra isla para llevar a la práctica su pasión.

Lo que está claro es que, incluso en Mallorca, es recomendable tomar las medidas de precaución habituales para protegerse frente al frío; así pues, será importante ir bien tapados de pies a cabeza, e hidratarse con agua tibia o con bebidas isotónicas cada cierto tiempo. Después, una ducha caliente será el punto y final idóneo para una partida dura en la que el aire frío nos ha acompañado (a pesar de que, como comentamos, sea mucho menos frío que en otros lugares).

Nuestra isla mediterránea ofrece, como ya comentábamos en otras entradas, un total de 300 días de sol al año, aproximadamente, por lo que el invierno y las Navidades suelen caracterizarse por días luminosos y moderadamente cálidos, en los que los paseos son una excelente opción para complementar las jornadas de golf.

En este sentido, y ya que aprovechamos para hablar de Mallorca en Navidades y en invierno, es interesante apuntar una serie de ferias, fiestas y eventos que tienen un gran protagonismo durante esta época del año. Así pues, además de disfrutar de un buen chocolate caliente con ensaimada en cualquier panadería o cafetería (acompañado de una coca de patata si estamos cerca de Valldemossa), quienes vengan a jugar al golf a Mallorca en Navidad podrán vivir el Sant Antoni de sa Pobla, Artà o Manacor, así como el Sant Sebastià de Palma, con sus ‘torradas’ y ‘foguerons’ en los que la carne entra en contacto con el fuego para proporcionar unas delicias muy típicas de la estación.

¿Se os ocurre mejor regalo para pedir al Papá Noel o a los Reyes Magos que una estancia en Mallorca para jugar al golf durante estas fechas? Os invitamos a echar un vistazo a las distintas opciones de campos o clubs que golf que forman parte de nuestra asociación Mallorca Golf Island: cerca del aeropuerto, del mar, de la montaña, con lagos o con extensiones de árboles… son muchos y muy variados los atractivos que estos campos y clubs ofrecen. ¿Por cuál os decantaréis durante vuestras próximas vacaciones de Navidad?