El que dijo que el golf no era un deporte para el invierno probablemente fuese inglés y, ciertamente, no conocía Mallorca. La isla posee un clima mediterráneo que la convierte en un verdadero remanso de buen tiempo cuando otras regiones y países están cubiertos por la nieve o el hielo. Y es que la temperatura media de los meses de invierno supera siempre los 10º C. por lo que una chaqueta suele ser más que suficiente para disfrutar del golf en Mallorca.

Pero para jugar al golf no sólo hacen falta unos cuantos grados en el termómetro, sino que también son necesarios campos de golf en los que practicarlo. Afortunadamente, de esto también va sobrada Mallorca pues cuenta con casi una veintena de campos distintos en los que practicar este deporte. Si todos ellos tienen instalaciones más que adecuadas y un clima agradable, hay notables diferencias entre unos y otros que el jugador agradece ya que puede variar tanto en dificultad como en paisaje al ir explorándolos todos, uno a uno.

La variedad de campos de golf que existen en Mallorca y que se pueden disfrutar durante los meses de invierno es muy amplia. Así, tenemos lugares como Vall d’Or Golf, Golf de Andratx. Hay desde clubes como el Son Antem Golf Club East, de 18 hoyos; hasta otros como el Golf Pollença de tan solo 9 y un par de 35. Esta variedad sumada al buen tiempo, permite que no sólo podamos practicar el golf en la isla de Mallorca durante los meses de invierno, sino también elegir cuál es el campo que más se ajusta a nuestra manera de jugar, a nuestro nivel y al tipo de paisaje o entorno que queremos ver y disfrutar.