Si bien Mallorca es reconocida en el mundo entero por sus envidiables playas y su clima cálido, su oferta para los visitantes es mucho más amplia, y en algunas ocasiones los mejores rincones de la isla pueden pasar desapercibidos.

Por ejemplo, la Sierra de Tramontana guarda en sus laderas un gran número de pequeños pueblos que reflejan el verdadero espíritu mediterráneo de la isla. La sierra ofrece una gran oportunidad para practicar el senderismo y adentrarse en un Patrimonio Mundial de la UNESCO. La Tramontana acoge pueblos tan emblemáticos como Sóller, Valldemosa, Deià y Esporles. Sitios de visita obligada para conocer una cara no tan conocida de la isla.

Sóller, por ejemplo, está situado en el conocido como “Valle de los naranjos” y está conectado con Palma por medio de un ferrocarril eléctrico centenario. Además es reconocido por su arquitectura modernista, y ser parte del eje artístico de la isla.

 

Herencia milenaria

Sería un error pensar que Mallorca es solamente sol y playa, la isla tiene una gran diversidad de paisajes que enriquecen la experiencia de quienes la visitan, una gran cantidad de localidades que enamoran al visitante por su arquitectura tradicional volcada hacía el mar. Su historia, su tradición y su cultura se combinan de manera extraordinaria, haciendo de la visita a la isla un auténtico placer.

Pasear por el centro de Palma es sumergirse en las historias de las sucesivas conquistas de la isla, al tiempo que se contempla la grandiosidad de la arquitectura neo gótica de muchos de sus edificios. Mallorca es un crisol que aúna el legado de diferentes culturas milenarias, esto se hace palpable en su gastronomía, sus construcciones y su arte. Por esta tierra han pasado los fenicios, los griegos, los romanos y los árabes; dejando a su paso una rica herencia cultural que ha perdurado hasta nuestros días.

 

El golf en Mallorca, una nueva perspectiva

Mallorca sigue reforzando su oferta para todos aquellos visitantes que ven en la isla un lugar idóneo para jugar al golf. La isla se ha constituido en un auténtico paraíso para los golfistas. Su completa oferta de campos de golf, y las innumerables ofertas de hoteles, han convertido a Mallorca en uno de los destinos predilectos para jugar al golf en Europa. El amplio abanico de campos de golf es un aliciente para jugadores de todos los niveles; bien sea en una escapada de fin de semana o unas vacaciones de varios días en la isla.

Vale la pena destacar que Mallorca se encuentra inmersa en un nuevo plan de desarrollo sostenible, que busca establecer el bienestar para sus habitantes, a la vez que reduce el impacto negativo en el medio ambiente. Este modelo de desarrollo garantiza que la isla siga siendo un tesoro en el mediterráneo por muchos años más.

 

¿Planeando tu visita a la Mallorca?

Si estás pensando en visitar la isla para jugar al golf entonces estos enlaces te serán de utilidad para organizar tu visita: