En anteriores entradas de este blog ya hemos mencionado los muchos atractivos que la isla de Mallorca ofrece a quienes adoran el golf. En realidad, esta preciosa isla mediterránea, que durante décadas ha sido injustamente relegada al tópico de ‘sol y playa’ (como si ese fuera el único reclamo relevante), ofrece un sinfín de opciones culturales, deportivas, gastronómicas y de ocio tanto para los residentes como para los visitantes habituales o esporádicos.

Aunque no hay duda de que el buen tiempo y el contacto con la costa y la naturaleza son elementos que definen la personalidad de Mallorca y que la convierten en un pequeño paraíso, es importante saber potenciar al máximo los encantos de una isla que, desde hace ya mucho tiempo, ha sabido reinventarse, sacar provecho de sus puntos fuertes y concebir todo tipo de actividades y propuestas que, en los últimos años, se han orientado especialmente a la desestacionalización (¿por qué visitar solamente Mallorca en verano, si el invierno, el otoño y la primavera son aquí espectaculares, cálidos y acogedores?), atrayendo, entre otras cosas, a amantes del deporte y las actividades al aire libre durante todo el año.

En este sentido, es indudable que el golf juega un papel clave en esta percepción tan dinámica y transversal de Mallorca: al fin y al cabo, golfistas de todo el mundo se desplazan con mucha frecuencia a nuestra isla para disfrutar de los espectaculares campos de golf que se distribuyen a lo largo del territorio. Norte, sur, este y oeste: todas las zonas de la isla cuentan con al menos un campo de golf ubicado en un lugar emblemático, de vistas maravillosas y con un entorno natural privilegiado.

Conocedores de las exigencias de calidad que (con derecho) demandan los amantes del golf que viajan hasta Mallorca para dar rienda suelta a su pasión por este deporte, los campos de golf de Mallorca Golf Island se caracterizan por su excelencia, tal y como se encargan de ratificar los miles y miles de usuarios que cada año invierten parte de su tiempo jugando al golf aquí.

En la entrada de hoy, en concreto, terminaremos el post centrándonos en la zona norte de Mallorca, que cuenta con dos campos de golf magníficamente equipados, a cuál más exquisito: el Club de Golf Alcanada y el Golf Pollença.

Ambos campos cuentan con grandes extensiones verdes desde las que se pueden apreciar espléndidas vistas del mar y las montañas. Y, además, quien decida alojarse en esta parte de la isla durante su estancia en Mallorca tiene que saber que tanto Alcanada y Pollença como Alcúdia, el Puerto de Alcúdia y sus alrededores tienen muchísimos atractivos y alternativas de ocio, placer y entretenimiento, además de enclaves de gran valor paisajístico y ambiental.

Nuestros hoteles colaboradores de la parte norte de la isla están naturalmente a la altura de estos preciosos campos, y cuentan con impresionantes habitaciones, una cuidada atención al cliente y los mejores servicios. Aquí podréis echar un vistazo a los hoteles que os sugerimos en nuestra web. Por un lado, y para quienes opten por el campo de golf de Alcanada, tenemos el ‘Adults Only’ Vanity Hotel Golf: un hotel de referencia para los amantes del golf, situado en primera línea del mar y equipado con espectaculares habitaciones modernas, amplias y diáfanas, con todas las comodidades y los mejores servicios. Además, el hotel cuenta con zona de balneario y sala de fitness, y el huésped tiene también la posibilidad de guardar su bicicleta en la ‘Cycling Station’ y desplazarse por las zonas cercanas para realizar un picnic o excursión al aire libre.

Por otro lado, el Port Blue Pollentia Resort & Spa, situado en la bahía del Puerto de Pollença, ofrece al visitante unas instalaciones lujosas y sofisticadas, así como todo tipo de servicios y facilidades para redondear la estancia tanto de los adultos (hay una zona exclusiva para ellos en el hotel) como de los más pequeños (con alternativas de ocio adaptadas a ellos, en el caso de quienes viajen con niños pequeños). Un hotel fabuloso ubicado en un entorno paradisíaco y especialmente preparado para quienes se desplazan a la zona con la voluntad de jugar al golf.

 

Además, las playas y calas de Alcúdia, Pollença y Alcanada destacan por sus aguas cristalinas y limpias, y todos estos municipios cuentan con una enorme oferta de cafeterías, restaurantes, bares de copas, tiendas locales, espacios artesanales, museos, galerías, opciones de ocio infantil, etc., que permiten redondear la experiencia del turista mientras disfruta de sus vacaciones de golf.

Estos enlaces a las webs del departamento de turismo de las regiones citadas citados proporcionan una guía muy completa de establecimientos y rincones que el visitante no puede (ni tampoco querrá) perderse bajo ningún concepto:

 

¿Qué hacer y ver en Alcúdia?

¿Qué hacer y ver en Pollença?

¿Qué hacer y ver en Alcanada?

 

En definitiva, y teniendo en cuenta que uno no puede pasarse todo el día jugando al golf sin parar, desde Mallorca Golf Island procuraremos seguir proponiendo planes complementarios para que, sea cual sea la zona por la que se muevan los golfistas desplazados hasta aquí, su estancia sea realmente inolvidable y única.