Jugar al golf puede ser muy satisfactorio, sobre todo cuando el viento juega a nuestro favor y nos ayuda a colocar la bola en el sitio correcto. Pero, cuando jugamos con el viento en contra, pueden presentarse algunas dificultades que tienen incidencia directa en la efectividad de nuestro juego, principalmente porque analizar demasiado esta variable puede hacer que dispersemos la atención en un juego donde la concentración es un asunto importante.

Cuando necesitamos jugar al golf con viento, la primera dificultad que se presenta ante esta condición climática, es el manejar correctamente cada golpe que realizamos para luchar con los diferentes tipos de viento. Nuestras estrategias deberán ser modificadas dependiendo de la ocasión; teniendo viento a favor podemos darle fuerte a la bola, se mantendrá más tiempo en el aire y llegará más lejos, en cambio, al tener viento en contra lo mejor será mantener la pelota tan baja como sea posible.

Mallorca es uno de los destinos turísticos más buscados por los amantes de golf, y esto se debe principalmente a las perfectas condiciones climáticas que esta isla ofrece. Jugar al golf en Mallorca es una experiencia inigualable que incluye el disfrute de campos de golf de primer nivel, con maravillosas vistas del mar y las montañas, en un ambiente cálido durante todo el año.

Es por esta razón que jugadores de toda Europa prefieren jugar al golf en Mallorca, ya que el clima apacible y soleado con el mediterráneo como telón de fondo es el ambiente perfecto para mantener la concentración y mejorar nuestro juego, además de ser el escape perfecto para los helados días del invierno europeo.

Golf en mallorca

 

A continuación, algunos consejos para jugar al golf en días de mucho viento.

 

1. Lo primero que debemos considerar es mantener la calma en todo momento. Jugar al golf con vientos fuertes no es particularmente una forma relajada de jugar, pero necesitamos desarrollar un poco de paciencia en estas condiciones para poder disfrutar del juego y los retos que representan las corrientes de aire.

 

2. Desarrollar la anticipación es también un aspecto importante. Utilizando la imaginación podríamos anticipar la dirección que tomara la bola con relación al viento y así saber exactamente en qué dirección golpear y visualizar el recorrido que hará mientras se encuentre en el aire.

 

3. Finalmente, lo mejor es trabajar sobre nuestra capacidad de adaptación de forma que podamos aprender a cambiar nuestra estrategia a medida que el juego avanza. Esto es especialmente necesario cuando debemos jugar al golf con viento, porque desarrollamos la habilidad de decidir rápidamente si necesitamos golpear fuerte para aprovecharnos de un viento a favor o si requerimos que la bola permanezca baja para luchar contra un viento en contra.

 

A medida que vayamos experimentando diferentes clases de viento veremos que las condiciones climáticas son parte del encanto del Golf y pueden incluso favorecer nuestro juego, reforzando nuestras debilidades y potenciando nuestra adaptabilidad a condiciones adversas.

Desde Mallorca Golf Island te recomendamos asistir a un curso impartido por un monitor PGA en cualquiera de nuestros campos. Lograrás mejorar tu técnica para jugar en condiciones adversas y además experimentarás la isla desde otro punto de vista.